El Palacio de Monterrey

Hablaremos en este artículo de uno de los Palacios más impresionantes de nuestra ciudad: el Palacio de Monterrey.

El Palacio de Monterrey se mandó construir para el tercer conde de Monterrey, llamado Don Alonso Acevedo y Zúñiga. Los arquitectos fueron Rodrigo Gil y Fray Martín de Santiago, en el año 1539. Su estilo arquitectónico se llama renacentista plateresco, un estilo muy característico de la ciudad de Salamanca.

El presupuesto de este proyecto fue de 10 millones de maravedíes, a pesar de lo cual esta inacabado, ya que no se pudo reunir tal cantidad, por lo que lo que vemos es únicamente una cuarta parte del proyecto original, que incluía un edificio de planta cuadrangular, patio central y torres en sus cuatro lados.

El edificio es un palacio urbano. Este tipo de construcciones se llevan a cabo durante el periodo de paz tras el final del largo periodo de luchas nobiliarias. A finales del siglo XV las ciudades comienzan a ser zonas seguras y se abandonan los más conocidos como castillos rurales, cambiando el hábitat de los nobles a lo urbano y con ello los castillos son transformados en palacios, que aún conservan reminiscencia de los castillos, como son las altas torres, la crestería rematando el edificio recordando las almenas y muros exteriores repletos de blasones y escudos del noble propietario del palacio. Estos edificios se pueden hallar por toda la ciudad de Salamanca, una de las características que la hacen Patrimonio de la Humanidad.

La fachada se compone de tres cuerpos coronados por dos torreones en las esquinas superiores donde figuran los escudos de armas del Conde de Monterrey. Lo más curioso de la fachada es el contraste de la parte inferior más ruda y medieval con la superior más realzada y con gran belleza renacentista. Este estilo creado por Rodrigo Gil de Hontañón sirvió de influencia para muchos edificios a nivel internacional y nacional en los siglos posteriores. Un gran ejemplo es el museo arqueológico de Sevilla creado por el gran arquitecto Aníbal González a principios del siglo XX, o el Ayuntamiento de Valladolid.

El interior del edificio tiene distintos niveles y funciones. Actualmente en el interior se expone parte de la colección de la fundación Casa de Alba, y entre las obras que contiene hay obras de José de Ribera o el retrato del III duque de Alba, obras de Tiziano, Salvatore Rosa y la Santa Teresa de Carreño de Miranda.

Esta colección se acompaña de mobiliario y arte decorativo como piezas de porcelana y azulejos de Talavera de la Reina, bustos de la familia de Alba, artesonados mudéjares,etc. Esta exposición fue impulsada por el XVII duque de Alba y posteriormente su hija Cayetana, conocida como la duquesa de Alba en el siglo XX.

Una última curiosidad sobre uno de los elementos que esconde este majestuoso palacete es que en el interior se encuentra el Salón verde que contiene varias piezas de Santa Teresas de Jesús, santa muy ligada a la familia de Alba. Uno de los tesoros que tienen son tres de las diez llaves que abren su sepulcro, ésto es así porque cuando la santa muere, muchas personalidades cogieron partes del cuerpo de la santa para convertirlas en reliquias, por lo cual se decidió protegerlo con llaves. Las llaves se encuentran repartidas entre: 3 en el palacio de Monterrey, 3 en la orden carmelita, 3 en el Vaticano y 1 por el Rey de España.

2019-11-06T13:44:33+00:00