La Casa de las Conchas

Hablaremos en este artículo de este palacio, que es uno de los símbolos de nuestra ciudad, junto a la Plaza Mayor. Su estilo se denomina gótico tardío, incluyendo también elementos platerescos. La construcción del palacio se sitúa entre 1493 y 1517.

En la fachada, el aspecto más curioso es lo que le da nombre, las 300 conchas que sirven de decoración, junto a blasones y escudos diversos. Tuvo también el edificio una gran torre señorial que podía verse en su tiempo desde distintos lugares de la ciudad. Sin embargo, esta fue desmochada, al igual que muchas otras de la ciudad, por orden de Carlos I, como castigo por el movimiento comunero que se levantó contra este rey, y del cual la familia Maldonado formó parte.

El palacio se construyó para Don Rodrigo Maldonado, que fuera catedrático de derecho de la Universidad de Salamanca y caballero en la orden de Santiago.

En uno de los escudos que se pueden apreciar en la fachada, aparecer la flor de lis. Cuenta la leyenda que estas flores fueron un símbolo conseguido por Aldana, antepasado de los Maldonado, tras vencer en duelo al duque de Normandía. El rey de Francia, para evitar que mataran a su hijo, le ofreció a Aldana lo que quisiera a cambio de la vida de su hijo. Lo que pidió Aldana fue tener en su escudo más flores de lis que los propios reyes (los borbones tienen tres), y el rey a regañadientes le dijo en francés «cette fleur de plat est maldonnée», que significa:“Esta flor es mal donada….”. Aldana, al no hablar francés, entendió que el rey le concedía las flores para su escudo a cambio de que se cambiara el nombre a “Maldonado”, y así se dice que fue como llegó a convertirse en el apellido de la familia con el paso de los siglos.

¿Y, por qué conchas?
El hijo de Don Rodrigo Maldonado, llamado Rodrigo Arias Maldonado se casó con Juana Pimentel, y las conchas son el símbolo de la Familia Pimentel. Por este motivo, se decidió colocar las conchas en la fachada después de la boda de ambos en 1517. Existe otra teoría que dice que no solo se colocaron por eso, sino porque también son un símbolo de la orden de Santiago, y Don Rodrigo era caballero de la orden.

Las famosas conchas del palacio han dado lugar a muchas llamativas leyendas: desde la que dice que debajo de una de ellas se esconden joyas de la familia, hasta la que dice que los jesuitas ofrecían una moneda de oro a todo aquel que destruyera una de las conchas, porque querían que quedara maltrecho el edificio, ya que molestaba a las vistas de la Clerecía, edificio que se encuentra enfrente.

En el interior se encuentra una mezcla entre elementos medievales, renacentistas y mudéjares. Lo más significativo es, seguramente,su escalera dividida en tres tramos, de los cuales el primer tramo se encuentra decorado con la figura de un perro que sostiene el escudo de los Pimentel (símbolo de protección de la zona privada del hogar que era la planta superior), el segundo tramo de la escalera tiene a un león que sostiene el escudo de flores de lis de los Maldonado y el último tramo de escalera la unión de ambos blasones.

En relación a los usos que se han dado al edificio, han sido de lo más curiosos y variados a lo largo de los años. Fue inicialmente casa familiar, posteriormente el sótano se utilizó como cárcel para castigar a los universitarios que no seguían las normas, escuela posteriormente y en la actualidad es una biblioteca pública.

2019-11-20T17:13:45+00:00