La Clerecía

El imponente edificio de la Clerecía se encuentra ubicado enfrente de la famosa Casa de las conchas. Se construyó entre los siglos XVII y XVIII, siguiente el estilo barroco, y fue financiado por el rey Felipe III y Margarita de Austria. Se tardaron 150 años en realizar las obras. Por este motivo, varios arquitectos se hicieron sucesivamente cargo del proyecto. El original fue de Juan Gómez de Mora, y posteriormente Andrés y Jerónimo García de Quiñones (que también fue el encargado de terminar la plaza mayor) completaron la construcción.

La finalidad del edificio era la de formar a los seminaristas jesuitas a nivel nacional y europeo, con objeto de trasladarlos posteriormente a colonias americanas o países protestantes de Europa. El edificio consta, por ello, de Iglesia, Colegio y residencia. Todo este conjunto es conocido como Clerecía, que podría decirse que estaría prácticamente al mismo rango que una Catedral.

La fachada del edificio consta de 3 cuerpos en altura y dos grandes torres ubicadas en su portada. En la actualidad es la Universidad Pontificia, por lo que mantiene el carácter formativo.

La subida a las torres se llama “Scala Coeli” (escaleras al cielo) y desde ahí arriba se puede observar todo el casco histórico de la ciudad, por ser este uno de sus puntos más altos.

La visita al interior de la Clerecía se puede dividir en 3 partes:

1-Iglesia del Colegio Real de la Compañía de Jesús. De la iglesia es la fachada que corresponde a las dos torres y que se levanta en tres cuerpos. Andrés García de Quiñones tomó este proyecto de fachada de uno que no llegó a realizarse para el Ayuntamiento de la ciudad. El interior de la iglesia tiene solamente una nave con capillas laterales, y se ilumina por una gran cúpula central que, debido a su tamaño, ha tenido que ser reforzada en numerosas ocasiones por el peligro existente de derrumbamiento. En la Iglesia destaca el retablo del siglo XVII donde se encuentra la imagen de San Ignacio, que fue fundador de la compañía de Jesús.

2- Colegio: del colegio probablemente lo que más llame la atención del visitante es su patio central barroco, el aula magna, la colección de obras de arte de Vita Ignatti, que narra la vida de San Ignacio de Loyola y, por último, la Escalera de Honor.

3-Scala Coeli

Como hemos comentado, a través de las escaleras se sube a lo alto de sus torres, que permiten divisar Salamanca, al estar en su punto más alto. Margarita de Austria compró el terreno más alto de la ciudad para este propósito, así que fue éste un fin buscado en su construcción.

2019-11-27T13:06:56+00:00