Leyendas de Salamanca: la Torre del Clavero

Hablaremos en este artículo de la Torre del Clavero, edificio protagonista de alguna de las más conocidas leyendas de Salamanca. La torre en cuestión es lo que hoy queda del Palacio de Soyomayor, que fue construido en el siglo XV. Su nombre se deriva de la palabra latín “clave” que significa llave, y hace mención a la persona encargada en la Edad Media de guardar las llaves de la muralla de la ciudad, concesión esta que se otorgaba a familias nobles, como la propietaria de esta torre.

El edificio es de estilo gótico, tiene 28 metros de altura y cuenta con planta cuadrada. En la parte superior tiene forma octogonal de sillería con 8 garitas. De remate tiene una cornisa rematada con modillones y arquillos, lo que hace que desde vista aérea parezca un botón charro. En el interior la torre tiene 5 pisos que se comunican por unas escaleras de caracol.

Existen diversas leyendas que hablan sobre la torre, siendo una de las más conocidas la que habla de un fantasma negro que por la noche salía a asesinar a los caballeros de Doña María la Brava (que era la familia noble enemiga de los propietarios del castillo) y que, posteriormente, colgaba sus cabezas en lo alto de la torre.

Otra leyenda, que es quizás la más importante de la ciudad, cuenta la trágica historia de dos enamorados que pertenecían a bandos opuestos de la ciudad. Se trataba concretamente de Leonor (que era hija del señor de esta torre) y Ramiro (hijo del señor de las cuatro torres). Ambos tenían planeada una huida para casarse. Leonor colocó de madrugada un largo cordón de seda que arrojó desde su ventana y Ramiro, junto con amigos, sujetó el cordón y ayudó a bajar a su amada, escapando juntos en una noche de neblina de un 24 de diciembre.

La boda clandestina iba a tener lugar en el llamado palacio de las Cuatro Torres, conocido hoy como Torre del Aire. Tras el enlace tuvo lugar un banquete en dicho palacio, pero empezaron a oírse ruidos de armaduras que se aproximaban a la sala de celebración.

De repente la puerta del gran salón se abrió y entró el padre de Leonor, que mediante gritos hace que Leonor entre en pánico, ya que él buscaba venganza.  Ramiro le hizó frente a su suegro y rechazó el desafío de este último de batirse en duelo. Leonor se tranquilizó, pero su padre Sancho, lleno de rabia, sacó la espada y mató con ella a su hija, ya que prefería verla muerta que casada con la familia enemiga. Ramiro se lanza entonces desarmado contra Sancho y muere también.

Después de estos acontecimientos, los señores de las Cuatro Torres y de la Torre del Clavero deciden poner fin a los dos bandos y entablar una batalla al día siguiente.

La batalla al día siguiente tuvó lugar en la Plaza del Corrillo. A la espera de una orden de ataque, una procesión interrumpió en la plaza, procedente de la iglesia de San Adrián, donde se preparaba el entierro de Leonor, y de la iglesia de Santa Eulalia, que preparaba el enterramiento de Ramiro, todos ellos juntos capitaneados por fray Juan de Sahagún. Éste se enfrenta a los dos bandos y señala el ataúd de los jóvenes asesinados.  Tras su discurso, ambos bandos firman la paz después de décadas de guerras internas.

Después de esto dice la leyenda que Leonor y Ramiro fueron enterrados juntos en la iglesia de San Pablo, y que el padre de Leonor, Sancho Abarca, arrepentido, donó su palacio a una orden religiosa, con la orden de conservar la torre para recordar a Leonor.

Una historia que sí es real pero bien pudiera parecer una leyenda es que esta torre sirvió como prisión de las personas que asesinaron por encargo a Inés de Castro, la amante del rey de Portugal (Pedro I). Tras su cautiverio en la torre, fueron llevados a Lisboa para su ejecución.

Descubre historias tan curiosas como estas y todo lo que necesitas saber sobre los principales monumentos de Salamanca con nuestros free tours

2020-03-10T17:30:15+00:00